pixel facebook

Todos invierten

Vida crediticia: ¿qué debes hacer y qué evitar?

Vida crediticia: ¿qué debes hacer y qué evitar?
Home Todos invierten

Vida crediticia: ¿qué debes hacer y qué evitar?

Por: bvc

¿Cómo construir una buena vida crediticia?

Adquirir créditos para cumplir tus objetivos implica un proceso de estudio y aprobación. Las entidades financieras prestan recursos a quienes tienen la capacidad de pagarlos en los plazos determinados. Pero, dependiendo del tamaño y las condiciones del crédito, hay otra variable que es determinante: la vida crediticia. 

La vida crediticia no es otra cosa que el historial financiero de las personas. Esta información puede ayudar a determinar cuál es la capacidad de crédito y de pago de quien está solicitando los recursos. Pero ¿cómo empezar a hacer vida crediticia? ¿Qué se debe hacer y qué se debe evitar? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo empezar a hacer vida crediticia?

Aunque parezca demasiado obvio, para empezar a hacer vida crediticia el primer paso es adquirir un producto crediticio, es decir, obligaciones financieras. Estas pueden ser un pequeño crédito de libre inversión, un crédito para pagar a cuotas un producto para el hogar o la primera tarjeta de crédito. 

Para acceder a un producto crediticio, en la mayoría de los casos, se debe contar con un ingreso demostrable. Por ejemplo, es usual que las entidades financieras pidan certificados de ingreso, normalmente, de los últimos tres meses. 

Hay algo importante que debes saber y es que la cantidad de los ingresos no importa. Si lo que se gana es el salario mínimo, el cupo o el tamaño del crédito será proporcional. Asimismo, si los ingresos son mucho mayores, será posible adquirir productos más grandes.   

Ahora, tener un ingreso fijo tampoco es indispensable. En algunos casos basta con tener un servicio de teléfono celular a nombre propio para demostrar responsabilidad financiera. También, un crédito educativo del cual se es beneficiario, puede ser una opción de respaldo.

¿Cuál es el momento ideal para empezar la vida crediticia? 

Lo ideal es comenzar la vida crediticia desde temprano. En Colombia, por ejemplo, "solo el 42% de los consumidores nuevos al crédito tiene entre 18 y 29 años; 22% tiene entre 30 y 39 años y más de un tercio (36%) tiene 40 años o más según un estudio de TransUnion" (Finanzas Personales, 2019). 

Lo importante de esta información es que se demuestra que muchas personas inician este historial en edad avanzada. Esto se debe en gran medida a la informalidad de la economía. Es decir, aún hay muchas personas que no tienen ni siquiera una cuenta bancaria. 

¿Qué se debe hacer para construir una buena vida crediticia?

Construir una buena vida crediticia supone contar con una buena educación financiera. Y esto no quiere decir ser un gran experto en finanzas. Por el contrario, esto implica tener claridad sobre los conceptos básicos del manejo de los recursos; desde cómo ahorrar dinero, hasta dónde invertirlo y la manera de utilizarlo. 

Si las finanzas personales son sanas y todo está en regla, no hay motivo para no empezar una buena vida crediticia. Luego de eso, es importante que el primer producto financiero que se adquiera se atienda en tiempo y forma.

Esto quiere decir que si se accede a una tarjeta de crédito de un millón de pesos de cupo, por ejemplo, será indispensable pagar las cuotas a tiempo y no dejar que se acumulen los intereses por mora. Un buen uso de una tarjeta de crédito permitirá que, en un tiempo prudente, la entidad aumente ese cupo de manera significativa. 

¿Qué se debe evitar para construir una buena vida crediticia?

La regla número uno que nunca se debe pasar por alto, es cumplir con los pagos. En el peor de los escenarios, el resultado de incumplir con las obligaciones financieras es ser reportado en las centrales de riesgo. 

Ten presente que estos repositorios concentran el historial de la vida crediticia negativa de cada persona. Por ejemplo, si se incurrió en una mora de 2 meses en el plazo final de un crédito educativo, el reporte será de 4 meses. Durante este tiempo, será muy difícil acceder a un nuevo producto, pues las entidades revisarán esa información antes de otorgarlo.

Pero estar reportado en centrales de riesgo no es el fin de la vida crediticia. Por ley, los registros se borran siempre y cuando se haya atendido la deuda. Además, existen alternativas como la refinanciación del crédito (Portafolio, 2020). 

Sin embargo, la mejor opción siempre será cumplir con las obligaciones financieras. Por eso, es importante identificar muy bien hasta dónde cada uno puede y debería asumir créditos. De esa forma, se podrán tener unas finanzas personales sanas, apalancar inversiones y tomar decisiones de vida con recursos con los que tal vez no se cuenta hoy. 

También puedes leer

Call for Papers 2021

Sobre el evento