pixel facebook

Todos invierten

Ciclo económico: cómo funciona y cómo lograr que funcione para ti

Ciclo económico: cómo funciona y cómo lograr que funcione para ti
Home Todos invierten

Ciclo económico: cómo funciona y cómo lograr que funcione para ti

Por: bvc

Así es como el ciclo económico afecta tus finanzas

¿Has escuchado que antes del orden se pasa por el desorden? Esto cobra sentido cuando hablamos del ciclo económico. Por eso, hoy entenderás todo sobre este y, lo más importante, cómo usarlo a tu favor.

¿Qué es un ciclo económico?

Según el economista estadounidense Wesley Mitchell (1913), un ciclo económico es el cambio en el ritmo de crecimiento de una economía. Seamos claros, la economía de un país crece y decrece. ¡Así funciona esto! Lo que pasa es que a veces lo hace muy rápido y otras muy lento. 

Esas oscilaciones entre crecer y no crecer se conocen como ciclo económico. Imagina una montaña rusa con subidas y bajadas, así funciona un ciclo económico. El reto está en lograr que las subidas duren más que las bajadas.

¿Cuándo suceden los ciclos económicos?

Un ciclo económico sucede siempre, es continuo. Todas las economías del mundo están en alguna parte del ciclo. Hay que recalcar que nadie sabe cuándo se dará la próxima caída.

Por más estudios que se hagan, no podemos saber cuándo vendrá una pandemia o cuándo pasará algo que lo cambie todo. El ciclo económico es impredecible. Entonces ¿cómo saber cuándo acabarán esas caídas?

Roy Harrod, uno de los grandes escritores sobre crecimiento económico, decía que hay que ver los fenómenos por su contenido histórico (Avella y Fergusson, s.f.). Es decir, por sus fases. Luego de saber y entender las fases, uno puede darse cuenta en dónde estamos y para dónde vamos.

¿Cuáles son las fases de un ciclo económico?

El economista británico John Keynes fue el primero en hablar de las fases del ciclo económico, las cuales siguen vigentes hasta hoy (Avella y Fergusson, s.f.). De acuerdo con Keynes, el ciclo económico se divide entonces en cuatro fases:

1. El auge

Esta es la primera fase y la más feliz del ciclo económico, aquí la economía está en lo más alto. Gracias a que hay mucho empleo, las personas se pueden dar el lujo de consumir más productos. Por ende, las empresas venden más, lo que significa un crecimiento para todos. 

En este punto se ha llegado a lo más alto. Literalmente, se ha tocado techo y no se puede crecer más. Cuando todos tienen empleo, es difícil que las compañías consigan más mano de obra para aumentar la producción y vender más. Como resultado, los precios suben y las personas ya no están dispuestas a gastar tanto.

2. Desaceleración y recesión 

Esta es la parte triste del ciclo económico. La producción y las ventas de las empresas caen en picada y no están en capacidad de emplear. Keynes decía que gracias al pánico las personas guardan su dinero debajo del colchón, pero que esto solo es tratar de mejorar la situación empeorándola. 

Esto se convirtió en la popular paradoja del ahorro (Nieves, 2019). Si la gente ahorra mucho debajo del colchón, significa que no está gastando. Si no gastan, las empresas no venden. Y al no vender no hay dinero para emplear ni para crecer. En esta fase hablamos de recesión económica, la cual no debe ser confundida con corrección ya que esta última dura poco y es pasajera.

3. Recuperación

Siguiendo con Keynes, en este punto la economía ha tocado fondo, así que solo queda una dirección a dónde ir: para arriba. Los precios han caído y la demanda ha vuelto. Las personas están dispuestas a pagar por los productos a precios justos. Las perspectivas mejoran y las empresas vuelven a generar empleo, dando así entrada a la expansión.

4. Expansión

La expansión tiende a ser la fase más larga. Gracias a la generación de empleos y el regreso de la demanda, la economía nuevamente se encamina a la cima. La crisis ha dejado enseñanzas y nuevas empresas han nacido con ideas e innovaciones que traerán desarrollo. Asimismo, los indicadores económicos empiezan a crecer. 

¿Cómo me afecta esto en el día a día?

Las variables económicas no son más que eso, datos que varían. Esas variaciones son a veces tan bruscas, que logran desestabilizar toda una economía. Lo que afecta nuestro día a día por el simple hecho de pertenecer a un mundo económico, por el simple hecho de comprar. Por ejemplo:

  • Una inflación alta hará que seas más moderado en el supermercado.
  • El desempleo te dará una idea de cómo están las empresas en el país.
  • Las bajas tasas de interés podrían ayudarte a empezar un negocio nuevo pidiendo un crédito.
  • El producto interno bruto (PIB), rey de los indicadores, te dirá cuánto produjo el país y cuánto se consumió. 

Estos datos valen oro para tu estrategia. Los puedes sacar del Banco de la República o el DANE. Estos factores influyen en el ciclo económico, y entenderlos te ayudará a actuar con prudencia en época de “vacas flacas” (escasez) y agresivo en época de “vacas gordas”(abundancia).

La enseñanza que esto nos deja

Los ciclos económicos nos afectan a todos para bien y, a veces, para mal. Lo importante es entender sus fases y tomar decisiones financieras conscientes. De hecho, Warren Buffett, el mejor inversor de la historia según Wall Street, ha dicho en entrevistas que nunca invierte en lo que no entiende. 

Es igual para los ciclos económicos. Si entiendes el momento, sabrás si es bueno invertir, gastar o esperar. ¡De eso se trata! Pero no entres en pánico si el mercado se desploma. 

Te sorprendería la cantidad de clientes que llaman asustados pidiendo cerrar sus posiciones cuando el índice COLCAP cae. Recuerda que todo es un ciclo, y lo que baja también tiende a recuperarse.

También puedes leer